Hecho o mito: Todos los auditores internos son contadores

La semana pasada, me encontré una vez más frente a estudiantes de contabilidad en una de las mejores universidades del país. Me acompañó el Presidente de la Junta del IIA, Naohiro Mouri. Estuvimos allí para crear conciencia sobre las oportunidades de auditoría interna para los futuros graduados de contabilidad. Pero tuvimos que seguir una línea delicada para alentar a estos estudiantes a seguir una carrera en auditoría interna. Hablamos con ellos sobre las increíbles oportunidades en la auditoría interna, pero tuvimos que admitir que probablemente no dependerían de las habilidades contables que están aprendiendo en la universidad.

Hace seis años, escribí aquí que uno de los mitos más comunes sobre la auditoría interna era que todos los auditores internos tenían antecedentes contables. En ese momento, los planes y cronogramas de auditoría interna dedicaban más recursos a los problemas operativos. Las revisiones de cumplimiento estaban en alza, los riesgos tecnológicos estaban creciendo de manera exponencial y muchos departamentos de auditoría interna estaban empezando a ofrecer nuevos servicios de consultoría. Como resultado, los expertos predijeron que, dentro de unos años, la mayoría de los auditores internos provendrían de áreas no contables.

Desde entonces, nuestra profesión se ha vuelto más diversa, y hoy en día la mayoría de nuestras auditorías se centran en temas no financieros. De acuerdo con la encuesta El Pulso de la Auditoría Interna de 2018 del Centro de Auditoría del IIA, menos de una cuarta parte de los esfuerzos de auditoría interna se asignan a riesgos relacionados con las finanzas. Entonces, ¿eso significa que los auditores internos ya no son contadores? La respuesta no es tan sencilla como parece.

Si bien es cierto que gran parte de nuestro trabajo no está directamente relacionado con la contabilidad, la mayoría de los auditores internos tienen experiencia en contabilidad. De hecho, el Informe de Benchmarking del IIA indica que la mayoría de nosotros tenemos credenciales en contabilidad pública y tenemos la designación de Auditor Interno Certificado (CIA).

La alta proporción de auditores internos con habilidades contables resulta, en parte, de nuestras prácticas de contratación. La encuesta de Pulso indica que los Directores Ejecutivos de Auditoría (DEA) buscan, predominantemente, candidatos con títulos de contabilidad y finanzas (calificados de “extremadamente” o “muy deseables” por el 76 por ciento de los DEA). En contraste, menos de la mitad encontró que otros tipos de títulos de negocios eran extremadamente o muy deseables. Para algunos departamentos de auditoría interna, y para muchas funciones de auditoría del gobierno, un grado de contabilidad o su equivalente es un requisito absoluto.

Parece que la mayoría de los DEA quieren contratar contadores, pero eso no significa que estén buscando “contadores de frijoles”. Cuando se les pidió que nombraran las habilidades que estaban reclutando, sus tres opciones principales fueron: pensamiento analítico / crítico, comunicación y visión para los negocios. El conocimiento contable y financiero apenas llegó al top 10.

No hay duda que muchos contadores son auditores internos ideales. Los graduados en contabilidad están capacitados en pensamiento analítico y en negocios, por lo que las escuelas de contabilidad son un lugar lógico para buscar talento. Pero la encuesta de Pulso señala que, cuando se buscan competencias de pensamiento analítico / crítico, comunicación y visión empresarial, “no hay razón para asumir que los candidatos con títulos de contabilidad o finanzas tienen una ventaja sustancial sobre los antecedentes operativos y técnicos.”

En el mercado laboral actual, la contratación de la visión de túnel (sólo enfocada en un punto) puede ser costosa. Los departamentos de auditoría interna necesitan tener personas con las competencias adecuadas para responder rápida y decisivamente a los riesgos nuevos o emergentes. Pero, encontrar a las personas adecuadas no es fácil. Más del 90% de los DEA reportan dificultades para reclutar personal con experiencia, y el 60% expresa dificultades para reclutar personal de nivel de entrada.

La gran mayoría de los DEA dicen que tienen brechas de habilidades, brechas que pueden dificultar la prestación de los servicios de auditoría necesarios. En la encuesta de Pulso, más de una cuarta parte de los DEA informaron que era extremadamente o algo probable que excluyeran áreas del plan de auditoría debido a las brechas. Más de la mitad dijo que era extremadamente o algo probable que realizaran trabajo solo en la medida de las competencias internas. Y alrededor de un tercio declaró que era extremadamente o algo probable que retrasaran el trabajo hasta que pudieran desarrollarse las competencias externas.

Esa es una brecha de habilidades que no podemos permitirnos. Sin embargo, las políticas anticuadas de personal a veces restringen nuestras decisiones de contratación al descartar solicitantes bien calificados. En el gobierno federal de los EE. UU., por ejemplo, para ser clasificado como auditor, uno debe tener “un título en un campo relacionado, como administración de empresas, finanzas o administración pública que incluyó o se complementó con 24 horas de semestre en contabilidad.” El requisito asegura que casi todos los auditores del gobierno son graduados de contabilidad. Sin embargo, gran parte del trabajo de auditoría realizado en el gobierno se centra en riesgos distintos de los financieros. La misma situación prevalece en el sector corporativo.

Las consecuencias para las funciones de auditoría interna que sobrecargan la experiencia contable y la exclusión de la experiencia en otros riesgos críticos pueden ser significativas. Las auditorías internas pueden cancelarse o retrasarse, o los ámbitos se pueden reducir debido al déficit de experiencia. Los departamentos de auditoría pueden carecer de la agilidad para responder rápidamente a problemas nuevos o emergentes simplemente debido a las limitaciones de personal. Los controles no auditados se romperán inevitablemente, lo que llevará a la pregunta igualmente inevitable: “¿Dónde estaban los auditores internos?”

Debemos asegurarnos que nuestras funciones de auditoría interna puedan proporcionar de manera competente una amplia gama de servicios. Para hacer eso, necesitamos una amplia gama de habilidades. Algunas de esas habilidades están relacionadas con la contabilidad y las finanzas; otros no lo son. El desafío es garantizar que tengamos trabajadores suficientemente competentes para abordar todos los riesgos importantes de nuestras organizaciones. No es un trabajo fácil.

¿Qué piensas de las habilidades frente a las expectativas?

Declaración
Richard F. Chambers, presidente y director general del Instituto de Auditores Internos Global, escribe un blog semanalmente para InternalAuditor.org., sobre temas y tendencias relevantes para la profesión de la auditoría interna.

 

Fuente: https://global.theiia.org/knowledge/chambers-spanish/Pages/Hecho-o-mito-Todos-los-auditores-internos-son-contadores.aspx

0 Comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contacto

Enviando

© 2018 Instituto de Auditores Internos de Argentina. Todos los derechos reservados.

o

Inicia sesión con tu email y contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?