Liderazgo de alto desempeño dentro de un marco de cambio permanente

El liderazgo de un equipo de trabajo empresarial suma cada vez más desafíos en la búsqueda del cumplimiento de los objetivos estratégicos del negocio. No sólo por los objetivos en sí mismo, sino por las relaciones interpersonales que se deben entablar diariamente, cada vez más complejas y con matices mucho más cambiantes en los últimos 5 años que en los anteriores 50. Peter Drucker, uno de los padres del Marketing Moderno decía que un estratega es aquel que toma decisiones presentes con efecto futuro. Un líder es capaz de ver oportunidades aún en las peores crisis, donde el resto sólo ve problemas irresolubles. El peor líder es aquel a quién la gente desprecia. El buen líder es a quién la gente reverencia. El gran líder es aquel que hace decir a la gente: “nosotros mismos lo hemos hecho”. Liderazgo es tener actitud, aptitud, talento, destreza y habilidad. Es tener entrenamiento individual y colectivo. Organizarse apuntando a la eficiencia con objetivos claros de corto, mediano y largo plazo, logrando que todos se sientan jefe-a-lider-2colectivamente responsables. Dichos objetivos deben ser exigentes en forma permanente, de ninguna manera podrá permitirse que sean complacientes. Será necesario inspirar optimismo y autoconfianza pero dentro de un marco de realismo. Un verdadero líder deberá estar adecuadamente preparado para saber manejar el conflicto. Un aspecto indelegable será la administración del cambio. Lo único perdurable en los tiempos que corren será el cambio permanente, el cual deberá ser liderado con firmeza, dado que desde ahora y para siempre sólo sobrevivirán los que se adapten más rápidamente a los cambios. Los cambios serán fáciles de implementar si las urgencias y las presiones fueran importantes. Si se busca cambiar cuando todo marcha perfectamente, es muy probable que se encuentre mayor resistencia. El liderazgo no puede ser un hecho puntual que se ejerza por un determinado acontecimiento. El liderazgo se ejerce todos y cada uno de los días. Un líder es un motivador, logra el compromiso de los demás a partir del ejemplo. Es disparador de la creatividad y la innovación. Estimula las iniciativas y las nuevas ideas. La creatividad es ruptura para cambiar y obtener resultados diferentes que se transformen en valor agregado para la Organización. Un líder brillante no es el que produce soluciones brillantes. Es el que inspira a los demás a generar soluciones brillantes. Liderar es fijar el rumbo en lo referente a tecnología, negocios, recursos humanos, estrategias, amenazas, competidores, riesgos potenciales internos y externos. Para finalizar, es menester aclarar que un gerenciamiento exitoso debe poseer dos características adicionales, piedras basales de un liderazgo efectivo, las cuales no se negocian y a su vez son indelegables, pasión por lo que se haga y valor para encarar aquellos momentos críticos en los cuales sólo los auténticos líderes lograrán salir adelante.

Lic. Claudio Scarso, Socio IAIA, miembro IDEA y Gerente del Banco Galicia

0 Comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contacto

Enviando

© 2017 Instituto de Auditores Internos de Argentina. Todos los derechos reservados.

o

Inicia sesión con tu email y contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?