Internet de las cosas (IOT), Riesgos y Oportunidades emergentes en Seguros

Cada día que pasa los avances en tecnología digital crean cientos de productos que incorporan internet a su funcionamiento, comandan a distancia (drones y autos sin conductor), la seguridad en nuestras casas activadas y monitoreadas con cámaras desde el celular, la calefacción o el encendido del horno para preparar la cena, la lectura biométrica ocular en espejos o en el volante de autos para proteger al conductor, el ingreso a áreas privadas o restringidas. La identificación de sujetos de riesgo en aeropuertos a través de su evaluación de estrés, tensión, transpiración o batidos cardíacos. Los nuevos relojes y ropa deportiva que permiten monitorear diferentes signos vitales y pueden ser también seguidos y evaluados a distancia.

Una red permanentemente conectada de nuevos productos, maquinas, gente y organizaciones, es un avance tecnológico que impactará fuertemente en los seguros de P&C y en su relativo estático horizonte. Estos consumidores tienen expectativas constantes de cambio tecnológico, compran, y efectúan transacciones a través de canales diferentes, smartphones, tablets, Smart TV, etc.

El Auto inteligente: 9 de las 10 aseguradoras Top están en la fase final de desarrollo de Seguros basados en su uso, porque se estima que para 2020, el 50% de los autos tendrán sistemas avanzados de asistencia al conductor o sistemas de diagnóstico del conductor (Hoy se estima hay 155 millones de autos en Norteamérica con estos controles que envían datos sobre el modo de conducir o hábitos del conductor con impacto positivo en su costo de cobertura de seguros). Su instalación en camiones ha reducido los factores generadores de accidentes y siniestralidad en media de un 40%. El auto inteligente es un factor crítico para el producto P&C, porque obligará a las aseguradoras a desarrollar asociaciones estrategicas con los desarrolladores tecnológicos o se verán imposibilitadas de generar valor agregado para el cliente (primas competitivas y protección y prevención en lugar de restitución)

El Seguro Hogar: Las casas inteligentes condicionan a las aseguradoras a una visión holística del riesgo, dado que el cliente puede monitorear por sí mismo la seguridad de su casa, las compras necesarias para su abastecimiento, el control de energía y calefacción, el mantenimiento de la misma, o las posibilidades de un siniestro de incendio o robo. Esto implicará que las compañías de seguros comprendan estos ecosistemas de la mano de los jugadores globales como GE, Philips, y otros, y utilicen estos datos para innovar productos con una mayor proposición de valor para el cliente. Un enfoque basado en la interacción de transacciones y ya no tanto en la siniestralidad. El valor agregado nace de la inteligencia en el análisis de estos datos en tiempo real y la proposición de valor que capture al cliente, anticipándole y previniendo sus riesgos. Muchas compañías utilizan drones para evaluar daños después de un incidente, lo que podría implicar un incremento de eficiencia en evaluación y costos de un 40-50%.

El individuo conectado: Los dispositivos que hoy permiten monitorear presión, glucemia, disritmias cardíacas o un eventual desmayo o pérdida de conciencia, pueden informar on line la emergencia a su obra social para que sea atendido con urgencia y evitar consecuencias o desembolsos económicos mayores. Una gran ayuda para los ancianos que en modo natural y no invasivo, pueden ser asistidos por su familia o su médico a una alerta disparada desde su dispositivo. Esto implicaría que las prepagas incurrirían en menores costos y deberían generar otro tipo de valor agregado en su servicio para justificar sus altos costos en seguros de salud.

Todo presiona hacia un nuevo modelo de negocios que exigirá:

  • Una rigurosa segmentación de clientes basada en la generación de información de sus propios dispositivos, con una visión holística de Auto, Salud, Vida y Propiedad.
  • Excelencia en la comprensión y anticipación de eventos de riesgos, porque la tendencia será a bajar las primas y deberá lograr modelos alternativos de generación de resultados.
  • Análisis e Inteligencia de datos: Ya no será la estadística, ni los análisis actuariales solamente. También deberá analizar los datos en modo simultáneo a los eventos, lo que implica el control y gestión de información que los avances tecnológicos pueden brindar on line y con simulación en tiempo real para prevenir y proteger las grandes pérdidas.

IoT generó un nuevo paradigma cultural asegurador:Competir en este contexto implicará una nueva visión del negocio, una correcta governance de los riesgos inherentes, residuales y emergentes en productos y en gestión del capital, un proceso de planeamiento estratégico que incorpora el futuro al presente operativo de la compañía con una innovación permanente de sus productos basados en los cambios digitales y tecnológicos.

La tecnología avanza a pasos agigantados, la innovación acelera y genera disrupción en los modelos tradicionales de seguros, abriendo nuevos desafíos y fronteras de crecimiento. ¿Pero están las compañías de seguros actuando con la misma celeridad? La deconstrucción de viejos paradigmas y un desarrollo sin límites y con lenguaje propio avasallan la Industria, generando una oportunidad inigualable para quién esté a tono con los tiempos y acepte el gran desafío.

La privacidad y seguridad legal de los datos generados por los diferentes dispositivos empujará a individuos y compañías a deber analizar cuidadosamente estos riesgos. Las plataformas IoT permiten a los hackers aprovechar las vulnerabilidades de la transmisión de datos a través de la red y diferentes dispositivos, dado que los fabricantes de los mismos no se focalizan en condiciones de seguridad sino en reducción de costos para su venta masiva.

La variedad y volumen de datos personales que será potencialmente disponible a terceros es enorme, con los riesgos que eso conlleva. Estos riesgos deberían impactar en un análisis oportuno y detallado de los riesgos legales de individuos y compañías, un escrutinio regulatorio o la generación de un nuevo marco de legislación para estos nuevos actores del sistema IoT.

Toda esta nueva generación de datos permitirá a las compañías conocer la conducta y cambios de hábitos de vida que el sujeto asegurado pueda tener, con el riesgo de una manipulación arbitraria de los mismos, y/o discriminación en la cobertura de riesgos de compañías comerciales o industriales que puedan tener por error o por decisión estratégica una performance agresiva en la práctica de sus negocios.

El vacío legal es un riesgo colateral a todos estos avances digitales y tecnológicos, porque ni los gobiernos ni entes reguladores van al paso de los cambios. Esto afectará a individuos, compañías de seguros, empresas y comunidades enteras hasta que se planteen regulaciones acordes que tutelen y brinden equilibrio a toda la sociedad global.

Marta MonacciMarta Monacci
Directora del Comité de Seguros

0 Comentarios

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contacto

Enviando

© 2019 Instituto de Auditores Internos de Argentina. Todos los derechos reservados.

o

Inicia sesión con tu email y contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?